raíces

CONSTRUIR CON MADERA. BREVE GUÍA DE SUPERVIVENCIA (VII)

¡Hola a todos! Hoy vamos a continuar con nuestra breve guía de supervivencia para construir con madera. Después de haber visto los entramados verticales, hoy vamos a hablar de entramados horizontales, o como más comúnmente la gente se refiere a ellos: los forjados.

Los forjados

Como sabéis un entramado no es más que un sistema estructural en el que mediante elementos lineales ordenados de cierta manera conseguimos crear un elemento estructural superficial. En el caso de hoy, simplemente este elemento superficial es horizontal y le llamamos forjado.

Los elementos lineales de los que disponemos son las vigas y viguetas (también las cerchas). Lo que hacemos con ellas es simplemente utilizarlas para cubrir ciertas luces. Los elementos que cubren la luz mayor diremos que son de primer orden, sobre ellos, podremos colocar elementos de segundo orden que por supuesto cubrirán las luces más pequeñas que dejan los elementos de primer orden entre sí. Podemos seguir colocando elementos lineales que vayan cerrando cada vez más las luces y serán de tercer orden, cuarto orden etc. A los elementos de orden inferior y que cubren las luces más pequeñas los conocemos como viguetas, mientras que a los demás superiores a éstas los conocemos como vigas (o cerchas si son elementos en celosía).

Según este esquema se llevan construyendo forjados siglos y, aunque los productos y las técnicas han cambiado, la idea de fondo sigue siendo la misma.

Fuente: e-struc.com

Como siempre, podemos distinguir dos grandes grupos de forjados según el sistema constructivo: entramado ligero y entramado pesado.

Entramado ligero

Ya sabéis, elementos de menor escuadría pero colocados a menor distancia y el arriostramiento se confía a los paneles clavados a las viguetas. En muchas ocasiones encontramos simplemente elementos de primer orden que van apoyados sobre los muros de entramado ligero, aunque también es posible encontrar forjados de vigas y viguetas o de cerchas y viguetas

Fuente pacific-homes.com

Este sistema es muy común en Norteamérica y está abriendose paso poco a poco en España y, aunque la variedad de productos no es tan grande como por aquel hemisferio, podemos encontrar varios tipos de vigas o viguetas:

-Vigas y viguetas de madera aserrada. Secciones estrechas (70 u 80mm de ancho) y a proteger a fuego. Usualmente C18 o C16 

Fuente: www.savingsustainably.com

-Vigas de madera laminada. Aunque no imposible, sí es muy raro encontrar madera laminada para su uso como vigueta en sistemas de entramado ligero (nosotros en España todavía no lo hemos visto) pero sí es muy habitual verla como viga o elemento estructural principal en casos singulares. 

Fuente: www.woodaware.info

-Viguetas de sección compuesta, vigueta mixta o Truss-Joist. Alma de OSB y alas de madera aserrada.


Fuente: hdbuildingsupplies.com.au

-Cerchas. Hay infinidad de tipos de cerchas para forjados, de nuevo sobre todo en Norteamérica. Las más comunes combinan únicamente elementos de madera aserrada unidos mediante placas de clavos, pero también podemos encontrar cerchas de madera con diagonales metálicas o cerchas mixtas de alma llena-diagonales metálicas.

Fuente: pacific-homes.com

Entramado pesado

Este grupo de forjados nos resulta mucho más familiar ya que llevan haciéndose en España desde tiempo inmemorial. Nuestros forjados tradicionales encajan dentro de lo que podríamos llamar entramado pesado.

Como os comentamos en nuestro post sobre tipos estructurales en estos forjados emplearemos elementos de mayor sección y entrevigados por tanto mayores.

¿Y qué tipos de vigas y viguetas podemos encontrar en estos forjados?
Pues en este caso lo tenemos fácil, ya que la mayoría de ellos se hacen con vigas o viguetas de madera aserrada o laminada:

-Madera aserrada. Lo más común en forjados de tipo tradicional. Grandes escuadrías que normalmente quedan vistas y hay que verificar a fuego. Normalmente madera de pino de diferentes especies según la procedencia y clasificación desde C16 hasta C40, siendo la más común C18.

En rehabilitación podemos ver vigas de frondosas, y según la zona geográfica encontraremos por ejemplo vigas de castaño o de roble. No significa esto que hoy en día no podamos construir con estas maderas, simplemente su alto precio lo hace muy poco frecuente.

-Madera laminada GL. También muy frecuente en cualquier tipo de construcción con madera.

Según el laminado existen dos tipos, horizontal o vertical y según la madera que utilicen también existen dos tipos: homogénea (GLh) cuando todas las capas son de la misma madera o combinada (GLc) cuando dos o más capas son de maderas distintas. Las clases resistentes más habituales van desde GL24 a GL40

Otros. Dentro de lo que podríamos llamar madera reconstituida o “engineered wood” (donde por supuesto se incluye la madera laminada), también podemos encontrar una gama muy amplia de productos que la industria pone a nuestra disposición. Menos comunes que los anteriores pero con propiedades muy interesantes y que sin duda veremos cada vez más por nuestras tierras, os ponemos algunos ejemplos:

-Madera microlaminada o laminated veneer lumber LVL: Es un material compuesto por chapas de madera encoladas en la misma dirección. 

Fuente: facilityexecutive.com

-Madera de fibras laminadas o laminated strand lumber LSL: Madera reconstituida a base de elementos laminares delgados orientados: 

Fuente: structurecraft

-Madera de fibras orientadas o parallel strand lumber PSL: Se trata de elementos lineales compuestos por virutas orientadas. 

Fuente: www.fastepp.com

Entrevigado

Conocido tradicionalmente como tablazón, el entrevigado es la parte del forjado que cierra definitivamente el hueco que dejan las viguetas entre sí y nos deja una superficie horizontal lista para colocar encima lo que deseemos. Digamos que el entrevigado finaliza la estructura del forjado y da paso al sistema de solado.

Vamos a hablar en exclusiva de sistemas de entrevigado en madera porque por supuesto se pueden realizar entrevigados de cualquier otro material colocados sobre una estructura de madera, pero nosotros nos centraremos en nuestro material favorito exclusivamente.

Entrevigados hay tantos tipos como queramos pero los vamos a agrupar en tres grandes grupos:

-De tabla: tabla de madera clavada directamente sobre las viguetas. Hay muchos subtipos dependiendo de la madera que utilicemos o de la colocación de la misma pero este es el tipo más tradicional y que todavía se sigue utilizando.

-De tablero: Sobre esto ya os hablamos en nuestra anterior entrada de la guía, así que os dejamos este enlace.

-De panel sándwich: Varias capas generalmente con aislamiento incorporado. De nuevo la oferta es variadísima y nos encantará hablaros de ello más adelante

Los forjados de madera son una solución con muchísimas ventajas: su extrema versatilidad, la ligereza frente a cualquier otra solución, su rapidez y limpieza en la ejecución y por supuesto una estética increíble. No sólo es un sistema plenamente vigente sino que creemos que cada vez se extenderá más su uso en nuestros edificios, desde aquí os animamos como siempre a que utilicéis sistemas en madera.

Hasta la próxima.


Si te ha gustado este artículo, no puedes perderte los números anteriores de la Guía.


Editores del post: Maderayconstruccion

Si te gustó el post, estaría genial que la compartas en tus redes sociales.

A su vez, te animamos a seguirnos en las siguientes redes:

Twitter

Facebook

Enrique Parra y Antonio Olivera

Comentar título