raíces

XILÓFAGOS:’LOS QUE COMEN MADERA’.

Hoy os traemos un post un poco especial, (y más asqueroso dicho sea de paso). En la guía de supervivencia para la construcción en madera os hablamos, oh sorpresa, de construcción en madera… pero hoy no. O al menos no directamente. Hoy os vamos a hablar de los malos de la película, los que se comen nuestra querida madera y nos desvelan con sus agueritos y su serrín; hoy os vamos a hablar de los xilófagos.

Hecho el spoiler, viene la advertencia: vamos a poner fotos muy bonitas que os van a encantar. ¡Acompañadnos!

Imágen 1: Larva típica de Cerambycidae | Fuente:

La cuestión etimológica -que es por donde hay que empezar siempre para hacer un artículo serio como este- está bastante clara: xilófago viene del griego xylos, que significa madera y de phagos, que quiere decir el que come. Así que literalmente significa “los que comen madera”.

-¿Y por qué?

Pues para alimentarse. Ni más ni menos. Y eso a nosotros, como profesionales que de alguna manera vivimos de la madera, nos hace sentir identificados.

-¿Y quién se alimenta de la madera?

Pues en realidad mucha gente. Pero en este artículo os hablaremos sólo de los bichos, que podemos clasificar en estos grupos:

TIPOS DE XILÓFAGOS

Todos tienen en común que les encanta la madera y viven de ella. Pero también tienen en común que NO les gusta cualquier tipo de madera, tiene que estar rica y jugosa para que les apetezca comérsela, es decir, tiene que tener un cierto contenido de humedad. Esto jugará a nuestro favor a la hora de controlar la presencia de xilofagos.

Como ya os hemos comentado en otras ocasiones, procuraremos siempre que la madera que instalemos se mantenga seca, y como norma general, no aparecerán problemas de xilófagos mientras mantengamos el contenido de humedad de nuestra madera por debajo del 18-20%

Hongos o pudriciones

En cuanto empezamos a tener madera un poco húmeda los más rápidos en hacer aparición son los hongos.

Hongos cromógenos

En concreto los hongos cromógenos son los primeros que podremos detectar a simple vista. Es muy conocido el hongo de azulado de la madera y seguro que lo habéis podido ver como manchas de tono azul en algunas piezas:

Imagen 2: Larva típica de Cerambycidae | Fuente: @astuiriz

Este tipo de hongos, aunque afectan al aspecto de la madera, no supone un problema a nivel estructural (no afecta prácticamente a la resistencia) y puede además servirnos de advertencia de que una madera puede estar teniendo un contenido de humedad superior al deseado.

Pudrición parda o cúbica

Otro tipo de hongo que puede aparecer con contenidos de humedad superiores al 10-20% es la llamada pudrición parda o cúbica. Estos hongos se alimentan de la celulosa y se caracterizan por tener un color marrón oscuro y porque la madera afectada se empieza a cuartear, formando una especie de cubos.

Imagen 3: Pudrición parda | Fuente: desinsectador

La pudrición parda afecta estructuralmente a la madera, pudiendo causar daños graves si no se evita a tiempo.

Pudrición blanca o fibrosa

Un tercer tipo de hongo que también afecta a las propiedades estructurales de nuestra madera es la pudrición blanca o fibrosa. El hongo de la pudrición blanca se alimenta principalmente de la lignina y, como su nombre indica, tiene un color blanquecino. La madera afectada por este tipo de hongos muestra un aspecto fibroso.

Pudrición blanda

Por ultimo estaría la llamada pudrición blanda, que afecta a maderas con un contenido mas elevado de humedad, por lo que la solemos encontrar en zonas como cabezas de vigas empotradas en muros, bases de pies derechos etc. Estos hongos se alimentan de la celulosa secundaria y hacen que nuestra madera coja una consistencia blanda, en casos extremos hasta gelatinosa.

Insectos

Y a continuación hablaremos de los bichicos, que sabemos que en realidad es lo que esperábais al ver este post. Esperamos no defraudar (¡qué presión!).

En nuestro último capítulo de la Breve Guía de Superviviencia para construir en Madera comenzamos a hablar de los xilófagos, esos seres que, como nosotros, viven de la madera. Si después de leer el post os pica todo el cuerpo, a nosotros no nos culpéis, sabíais a lo que veníais. ¡Allá vamos!

Insectos de ciclo larvario

Dejando atrás los hongos, otro grupo de xilófagos (y en el que todos pensamos cuando escuchamos esta palabra) es el de los insectos de ciclo larvario. Seguro que os suenan las famosas carcomas.

Los más comunes en España son los siguientes:

  • Cerambícidos: Carcoma grande (Hylotrupes Bajulus)
  • Anóbidos: Carcoma pequeña (Anobium Punctatum) y Reloj de la Muerte (Xestobium rufovillosum), que es el favorito del público por razones evidentes.
  • Líctidos: Las conocidas como polillas de la madera (Lyctus Brunneus)
  • Curculónidos: El gorgojo de la madera (Pselactus Spadix)

Estos insectos tienen forma de pequeños (o no tan pequeños) escarabajos cuando son adultos. Van por ahí caminando o volando y disfrutando de la vida hasta que se aparean y depositan sus huevos en la superficie de algun elemento de madera. De esos huevos nacen unas larvas que empiezan a comer madera cavando galerias por el interior de la madera. Despues de un tiempo que puede variar segun la especie (entre 1 y 5 años), se acercan de nuevo a la superficie, construyen su pequeña cavidad para convertirse en pupa y completar su transformación a escarabajo. Tras ello se abren paso por la superficie de la madera para salir a la libertad dejando un bonito agujero. Cuanto más tiempo se permita a la plaga infestar la madera, mayor será el número de galerías y por tanto mayor el daño producido a la madera.

Imagen 4: Hylotrupes baulus | Fuente: ecoespacio

Esto quiere decir varias cosas:

  • Primero que si vemos agujeritos en nuestra madera, significa que por lo menos una generación entera del insecto X ha completado su ciclo vital ahí.
  • Segundo, que aunque lo que veamos sea un agujerito, por dentro habrá toda una galería que ese insecto habrá completado desde que nació como larva hasta que se transformó en escarabajo.

Pero también significa que, si tratamos simplemente la superficie, (En otro post os hablaremos de tratamientos largo y tendido) podremos asegurarnos de que el insecto pasará necesariamente por ahí y se comerá el veneno que le pongamos, por lo que un tratamiento superficial puede ser muy efectivo en estos casos.

No vamos a entrar en detalle de las diferencias entre los distintos tipos de insectos de ciclo larvario, pero se pueden distinguir muchas veces por tipo y el tamaño de agujeros que dejan al salir. Por ejemplo, la carcoma grande deja agujeros grandes (6-10mm) y ovalados, mientras que la carcoma pequeña deja agujeros pequeños (1-2mm) y redondos.

Imagen 5: Madera afectada por xilófagos | Fuente: autor

Pues pasamos al siguiente tipo de xilófagos.

Que noo… Que no se nos olvida decir algo del Reloj de la Muerte!

Es un escarabajo pequeño (5-9mm) que recibe su curioso nombre del ruido tipo tic-tic que hace para llamar al apareamiento y esto tradicionalmente se ha considerado un mal presagio. De ahí el fantástico nombre de nuestro xilófago favorito.

Insectos sociales

Por último os vamos a hablar de las termitas (Reticulitermes Lucifugus). Estos insectos de organización social son sin duda los más peligrosos para nuestras estructuras, ya que son capaces de devorar casi por completo el interior de nuestras vigas o soportes sin que al exterior se trasluzca nada. Y además en poco tiempo.

Las termitas viven en nidos subterráneos (termiteros), muchas veces interconectados entre sí, que pueden llegar a ser enormes y lejos de los edificios o fuentes de madera a las que atacan. Son fotófobas, por lo que no toleran la luz y se desplazan por túneles que crean a tal efecto. Cuando no pueden perforar un túnel bajo tierra o dentro de un muro, lo crean en la superficie (como un pequeño canal) mediante una sustancia que segregan mezcla de madera masticada y materia fecal. Si alguna vez véis alguno de estos canales, dad la alarma inmediatamente.

Imagen 6: termitas | Fuente: wikipedia

Una vez llegan a la fuente de madera, penetran en su interior y empiezan a alimentarse de la madera, pudiendo causar la ruina total de la estructura.

Su erradicación es complicada e incluye la colocación de cebos de madera con veneno retardante para envenenar a toda la colonia, localización de termiteros etc. por lo que la única opción posible es llamar a una empresa especializada para tratar de acabar con ellas. El área de afectación también puede ser mucho mayor que un único edificio, por lo que convendrá también avisar a las autoridades.

Imagen 7: Madera afectada por xilófagos | Fuente: autor

Hay otros xilófagos y agentes que pueden dañar la madera (xilófagos marinos, pájaros carpinteros, tu vecino en un mal dia), aquí hemos cubierto los principales y como siempre os animamos a aprender más sobre el tema.

Aunque nos han quedado un par de post un tanto alarmista, hay que pensar que en general es sencillo el mantener nuestra madera sana y libre de xilófagos, y simplemente manteniendo nuestra madera seca tenemos mucho ganado, por lo que no nos debe desanimar en absoluto a seguir empleando la madera todo lo que podamos.

¡Un saludo y hasta la próxima!


BIBLIOGRAFÍA

  • GARCÍA CASAS, Ignacio. Las Estructuras de Entramado: Composición y Orígenes. RECOPAR Nº2. Madrid, 2006.
  • MEDINA SÁNCHEZ, Eduardo. Construcción de Estructuras de Madera. Bellisco Ediciones. Madrid, 2013.
  • SOMOZA VEIGA, Luis. La madera laminada encolada: historia y definición. [PDF]
  • VV.AA. Estructuras de Madera – Bases de Cálculo. AITIM. Madrid, 2018
  • VV.AA. Intervención en Estructuras de Madera. AITIM.. Madrid, 2002
  • VV.AA. Tectónica 11: Madera (I). ATC Ediciones. Madrid, 2000.
  • VV.AA. Tectónica 13: Madera (II). ATC Ediciones. Madrid, 2001
  • VV.AA. Timber Construction Manual. Birkhauser – Edition Details. 2004

*Si te ha gustado este artículo no te puedes perder:

Enrique Parra y Antonio Olivera

Comentar título