raíces

CÓMO MEJORAR EL AISLAMIENTO ACÚSTICO DE LOS EDIFICIOS DE MADERA

Imagen de portada. Fuente: Freepik. Autor de imagen: Freepik.

¿Conoces a alguien que no haya escuchado alguna vez cómo su vecino juega con canicas a las tantas de la madrugada?

Tacones, ronquidos, conversaciones en una terraza hasta altas horas de la noche, tráfico… Piénsalo unos segundos. Seguro que más de una vez alguno de estos sonidos te ha desvelado en mitad de la noche. A mí también.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud el ruido es uno de los factores ambientales que provoca un mayor número de enfermedades. La mayoría de nosotros no somos muy conscientes de que el ruido afecta de forma directa a nuestro confort y calidad de vida porque nos acostumbramos muy fácilmente a él.

Imagen 2. Las llamadas al teléfono de emergencias revelan la cantidad de ruidos molestos durante el día en la ciudad de Nueva York. | Fuente: Arup. Autor ilustración: Pitch Interactive

En España, hasta hace relativamente pocos años no se había tenido en cuenta el efecto nocivo que produce el ruido en la salud. Aunque nuestro marco normativo es menos restrictivo que el de otros países, desde el año 1981 existen reglamentos que protegen a las personas frente a este fenómeno.

En la actualidad el Código Técnico de la Edificación es la herramienta que regula el aislamiento frente al ruido que deben tener los cerramientos de un edificio. Las exigencias en cuanto a aislamiento acústico varían en función del uso y el tipo de recinto. Por lo tanto, el quid de la cuestión está en conocer y prever el comportamiento acústico de una construcción, una de las tareas más complejas que puedas imaginar.

La razón es simple: el sonido es muy escurridizo. Se desliza veloz a través de los cerramientos de los edificios para importunarnos en cualquier momento.

Este dilema se agudiza en los edificios de madera. Hay tantas soluciones de cerramientos como arquitectos, fabricantes y empresas constructoras en el mundo, lo cual dificulta cualquier intento de estandarización del comportamiento acústico de las envolventes de madera. En este artículo, juntos y desde mi humilde experiencia vamos a adentrarnos en el mundo del sonido en las edificaciones y a estudiar las medidas disponibles para mejorar la acústica en los edificios de madera.

Imagen 3. Fuente: Unsplash. Autor de imagen: Kristina Flour

EL SONIDO SE TRANSMITE DE DOS MANERAS

El primer paso para mejorar el aislamiento acústico en los proyectos de arquitectura es tener claro cómo se transmite el sonido en los edificios.

Esta transmisión se efectúa de dos formas:

  • mediante vía aérea
  • mediante impacto
Imagen 4. Fuente: elaboración propia. Autor de imagen: María Sánchez Ontín

El ruido aéreo se transmite a través del aire. Es el que procede de una conversación entre dos personas, de la televisión del vecino o del tráfico de los coches en la calle. Las ondas sonoras viajan a través del aire, golpean un elemento del edificio y lo hacen vibrar. El ruido aéreo se transmite a través de los elementos de división.

Por otro lado, el ruido de impacto es el provocado por pisadas, caídas de objetos, movimiento de muebles y vibraciones de las instalaciones. El impacto de un objeto contra otro provoca que los elementos vibren y generen ondas sonoras que se transmiten a través de la estructura y de las capas que componen un forjado.

El motivo por el que el ruido de impacto es objeto de la mayoría de publicaciones científicas sobre acústica es porque resulta más difícil de controlar que el ruido aéreo y los humanos lo percibimos como más molesto.

– MEDIDAS PARA AISLAR FRENTE AL RUIDO AÉREO

Lo primero que debemos tener claro es que la capacidad de aislamiento acústico de un material depende de 3 factores: masa, elasticidad y amortiguación.

Por lo tanto, no va a ser suficiente con aumentar la masa de un cerramiento para llegar a un buen nivel de aislamiento acústico. La clave es combinar la madera con otros materiales que contribuyan a mejorar sus prestaciones acústicas.

Un buen cerramiento debe combinar materiales rígidos y pesados que aportan masa al conjunto con materiales intermedios, más ligeros y esponjosos que amortiguan las ondas sonoras.

La rigidez de las conexiones con otros elementos estructurales también influye en la propagación del sonido. Cuanto más rígidas son las conexiones el sonido se propaga más rápidamente.

Los expertos nos dicen que:

  • Utilizar varias capas de diferentes materiales combinando elementos rígidos y pesados con otros elásticos ayuda en la amortiguación de la onda sonora.
  • Desplazar las capas desde el centro del cerramiento a la superficie externa evita la resonancia de las hojas y mejora el rendimiento acústico de la pared.
  • En la medida de lo posible procuremos incorporar cavidades con materiales fonoabsorbentes (lana mineral, espuma…).
  • No olvidemos las conexiones con otros elementos estructurales (forjado-muro). Si las conexiones son elásticas harán que el sonido se propague a una menor velocidad.
Imagen 5. Fuente de imagen: Publicación «Soluzioni costruttive per edifici in legno». A. Frattari. Autor de imagen: Elaboración propia. Interpretada por María Sánchez Ontín.

– MEDIDAS PARA AISLAR FRENTE AL RUIDO DE IMPACTO

Las estructuras de madera, al ser construcciones ligeras, no presentan buenas prestaciones acústicas frente a sonidos de baja frecuencia (sonidos graves) y vibraciones. Sin embargo, tienen un mejor comportamiento acústico en el rango de frecuencias medias y altas (sonidos agudos).

El sonido de pisadas, por ejemplo, es un sonido de baja frecuencia y, si el edificio no está convenientemente aislado acústicamente, podría llegar a producir molestias a otros usuarios. Varios estudios especializados nos revelan que uno de los problemas más comunes de los edificios residenciales se atribuye al ruido producido al caminar. No te sorprende, ¿verdad?

El truco para evitar la transmisión de un ruido de impacto por la estructura consiste en interrumpir la propagación de las vibraciones mediante elementos capaces de amortiguar las oscilaciones generadas por el impacto. El objetivo es conseguir un sistema que se conoce como masa – muelle – masa. La primera masa recibe el impacto que la capa de material elástico (muelle) frena, llegando filtrado a la segunda masa.

Vamos a ver un ejemplo. Si colocamos un acabado rígido como un suelo laminado, lo ideal es hacerlo sobre una capa amortiguadora y resistente que desolidariza el pavimento de la estructura. De este modo conseguimos reducir la transmisión del ruido hacia la estancia inferior.

La lana mineral es un material elástico, idóneo para reducir las vibraciones causadas por el ruido de impacto. Su uso en forjados puede llegar a suponer una mejora en el aislamiento acústico de hasta 15 dB, según resultados de ensayos en laboratorio.

Otra solución habitual es utilizar directamente como acabado un material elástico y resistente. Las alfombras, los suelos de linóleo o a base de caucho son buenas alternativas para edificios de uso público que presenten un mayor tránsito.

Y llegamos al punto clave: las zonas de contacto entre cerramientos. Para evitar la transmisión de las pisadas sobre un forjado hacia los muros inferiores es importante que los dos elementos no estén en contacto directo. Aquí, las bandas elásticas son las aliadas perfectas.

La evidencia científica nos dice que:

  • Los falsos techos suspendidos mejoran las prestaciones acústicas de los forjados.
  • La utilización de lana mineral ayuda a reducir la transmisión de ruido acústico y aéreo.
  • Si necesitas aumentar la masa de un elemento, mejor utiliza varias capas que una única capa muy pesada.
  • Incorporar una capa de arena o grava compactada con cemento de unos 80-90 mm de espesor en el forjado amortigua las vibraciones y aumenta la masa. De este modo se mejora el comportamiento de los elementos a bajas frecuencias.
  • Las uniones entre paredes y forjados son puentes acústicos. Utiliza bandas amortiguadoras para mejorar el confort acústico del edificio.
Imagen 6. Fuente de imagen: Publicación «Soluzioni costruttive per edifici in legno». A. Frattari. Autor de imagen: Elaboración propia. Interpretada por María Sánchez Ontín.

Si buscas una alternativa sostenible a las bandas elásticas de material plástico, existen en el mercado bandas de aglomerado de corcho natural. Así que ya sabes, no hay excusa para no mejorar el confort acústico de los edificios de madera.

Imagen 7. Fuente: Publicación “Solución Construttive per edifici in Legno”. Autoría: Rockwool Italia. A. Frattari.
Imagen 8. Fuente: Catálogo Soluciones para la reducción acústica.
Rothoblaas. Autoría: Rothoblaas.

REFERENCIAS

  • Publicación: Acoustic of lightweight timber buildings: a review. Marco Caniato et al. Engineering and Architecture Department. University of Trieste, Italia.

https://infomadera.net/modulos/publicaciones.php?id=326&claseact=publicaciones

  • Revista AITIM. 319. Mayo – junio 2019. Soluciones acústicas con madera.
  • Publicación: Soluzioni construttive per edifici in legno. A. Frattari. Rockwool Italia.

https://www.apiuenergy.it/images/area_tecnica/rockwool_soluzioni_costruttive_edifici_legno.pdf

  • Catálogo: Soluciones para la reducción acústica. Estructuras de madera, acero y albañilería. Rothoblaas.

https://www.rothoblaas.es/

  • Knock on wood: acoustical design in mass timber structures. Denis Blount. Associate. Arup Acoustics, AV, Theatre (Seattle).
  • Código Técnico de la Edificación.

https://www.codigotecnico.org/


Editores del post: Maderayconstruccion

Si te gustó el post, estaría genial que la compartas en tus redes sociales.

A su vez, te animamos a seguirnos en las siguientes redes:

Twitter

Facebook

María Sánchez
Post relacionados

Comentar título