habitats

VIVIENDA PARA MAESTROS EN LA COMUNIDAD CAMPESINA DE LLULLUCHA, CUZCO #Arquitecturademadera

Arquitectura: AMAO estudio (Ander Bados Sesma y Maria Montenegro Vázquez)

Fotografía: Maria Montenegro

Desde: Fundación Arquia

Este proyecto ha obtenido el Premio arquia/próxima 2020 por suponer un acto de generosidad al aportar un cambio cualitativo a las condiciones sociales de las comunidades en las que se inserta, destacando el respeto por el paisaje, así como la aplicación e ingenio en el uso de las tipologías, técnicas, materiales y conocimiento local en el proyecto.

El premio se entregó en el marco del VII festival arquia/próxima: Punto de inflexión que tuvo lugar el pasado 22 de octubre. Puedes ver el Festival en diferido AQUI.

La centralidad existente en el Perú y en Lima, hace que zonas remotas del país, se vean afectadas por la falta de medios económicos, sociales y de infraestructura. Esto conlleva que las comunidades se rijan por un mecanismo propio de gestión social en el que cada familia está dispuesta a ayudar en el desarrollo de proyectos sociales y culturales. Es aquí donde nacen las «faenas», trabajo en conjunto que se realiza varios días al mes en favor de la comunidad y que depende de la necesidad de cada momento. +Algunos de estos compromisos son la construcción de espacios sociales, la recolección de alimentos en épocas de cosecha, la rehabilitación de casas de integrantes de la comunidad y cualquier actividad que conlleve un bien común.

La única escuela existente en la comunidad fue construida en el 2008 por la ONG All Hands and Hearts. Esta alberga 169 estudiantes y 5 profesores que tenían que trasladarse diariamente desde Cuzco ciudad hasta Llullucha. El recorrido les suponía cinco horas diarias y muchas veces afectaba a las horas lectivas de los estudiantes.

Es por ello que se propone la construcción de una vivienda para los maestros que busca mejorar la calidad de vida de los profesores y, por ende, la calidad educacional de los estudiantes. 

La vivienda se adapta a la tipología existente del lugar y se nutre de técnicas vernáculas trabajadas exclusivamente con mano de obra local. Carpinteros expertos en trabajar la copaiba y locales experimentados en la construcción de techos de adobe, carrizo y teja. El espacio está formado por cuatro habitaciones en el segundo nivel, una cocina comedor, un salón, un baño, una zona de trabajo para los profesores y una quinta habitación en planta baja con un total de 70 m2.

Accede al proyecto, AQUÍ


Editores del post: Maderayconstruccion

Si te gustó el post, estaría genial que la compartas en tus redes sociales.

A su vez, te animamos a seguirnos en las siguientes redes:

Twitter

Facebook


finsa

Comentar título