raíces

CASA PRIS. REPARACIÓN Y LENGUAJE

Imagen de portada_ Casa Pris | Fotografía: Luis Díaz Díaz

CONTORNO

La rehabilitación se refiere a un edificio entre medianeras, con bajo y entreplanta, tres pisos y planta bajocubierta, situado en el Casco Vello Alto de Vigo. Con la nueva intervención se dispone un nuevo local comercial ocupando la planta baja y la entreplanta, un apartamento en planta primera y una vivienda principal dispuesta a modo de tríplex en las plantas altas. La edificación fue construida en 1932 con un sistema de con muros de carga de una sola hoja de cantería granítica de unos 20-25cm de espesor y entramados de piso formados por vigas, viguetas y entablado de madera. Teniendo en cuenta el número de plantas y la considerable altura entre ellas, la audacia del planteamiento de la estructura vertical sólo explica su eficacia gracias a la rigidez que aportan los forjados de madera al conjunto. Pero además de las cuestiones estructurales, esta utilización de la fábrica pétrea, que contaba únicamente con un revoco por su cara interior, presenta otras dificultades. La piedra granítica es un buen conductor térmico y concretamente la morena es también un material muy absorbente, y estas características convierten a todo el cerramiento en un gran puente térmico, capaz de absorber y retener una gran cantidad de agua en su interior, condiciones ideales para desencadenar el colapso de la estructura de madera por la acción combinada de hongos e insectos xilófagos. Así que, aparte de las medidas básicas encaminadas a garantizar la integridad del cerramiento y el confort interior, se hacía evidente la necesidad de adoptar otras adicionales para preservar la estructura horizontal. A pesar de ello y de que la zona cuenta con ataques de termitas y generalizados, pudimos comprobar que la estructura de madera se encontraba en buen estado, afectada muy puntualmente y de forma localizada. Es evidente que el principal factor que ha permitido este buen comportamiento, improbable a priori para estas condiciones de contorno, es la madera utilizada.

Imagen 1_ Estado actual Casa Pris. Arrokabe Arquitectos. | Fotografía: ARKB Arquitectos

PINO TEA

Después de años de escasez de madera de calidad para la construcción en Galicia que había limitado, incluso, la dimensión de las crujías habituales en las villas y ciudades, se dispuso durante años de maderas de altísima calidad que llegaban por vía marítima, principalmente el Pino Tea y el Pino Riga. El Pino Tea es el nombre bajo el que se recogía la madera de ejemplares de avanzada edad de distintas especies de coníferas de crecimiento lento. Es muy probable que para este caso se hayan utilizado escuadrías llegadas al puerto de Vigo desde aserraderos de la costa de Florida.

La resistencia mecánica, la durabilidad y la estabilidad de esta madera la convierten en un material ideal para la construcción de entramados de piso con dimensiones muy ajustadas.

Tras un análisis exhaustivo del estado de la estructura de madera se comprobó que los ataques biológicos que había sufrido eran mínimos; básicamente en algunas entregas de las vigas en los muros en zonas donde había habido importantes filtraciones de agua (encuentro con cubierta de la edificación vecina y en contacto directo con el terreno).

Una descuidada intervención previa había iniciado la sustitución de partes de la estructura para la inclusión de cuartos húmedos, retirando zonas del forjado y sustituyéndolas por brochales de madera de abeto y losas de hormigón dispuestas sobre tableros que sirven como encofrado perdido. Esta operación, que alteró parte de la estructura original, se completó con la aplicación de un tratamiento antitermitas por inyección con cánulas antirretorno de forma generalizada para todas las piezas de madera originales. A la innecesariedad de esta operación se suma una bajísima impregnabilidad derivada de las características físicas de esta madera, lo que la hace totalmente inútil.

Imagen 2_ Estado actual Casa Pris. Arrokabe Arquitectos. | Fotografías: ARKB Arquitectos y Manuel Touza.

Pero además de la calidad de la madera, la solución estructural, muy optimizada, y resuelta con un doble orden de vigas apoyadas en los muros con piezas embrochaladas usando herrajes metálicos, viguetas y la tabla que resolvía a su vez el pavimento, estaba perfectamente planteada y dimensionada para las exigencias del momento y había llegado a nuestros días manteniéndose una altísima rigidez y estabilidad en todos sus elementos.

Este reconocimiento del valor tectónico, material e histórico de una estructura de madera aparentemente convencional, nos llevó a adoptar la opción de salvar e incorporar cada uno de estos elementos a la nueva propuesta como argumento fundamental de proyecto.

REPARACIÓN

La intervención propone la reparación como una estrategia para afrontar la rehabilitación de un modo genuino y contemporáneo. A la manera de un bricoleur, se considera cada uno de los elementos como susceptible de ser aprovechado con ligeras modificaciones.

Las principales labores que se llevan a cabo y definen el carácter de la actuación son las siguientes:

  • Se desligaron las entregas de las vigas principales de la estructura de pisos de los muros pétreos de una sola hoja, recortando las cabezas y sustituyendo la solución de cajas en la cantería por unas ménsulas de apoyo, de acero inoxidable y puntualmente de piedra granítica (donde quedan vistas y expuestas). Los cerramientos se completan con trasdosados que incorporan aislamiento y placas para resolver los revestimientos interiores, que en ciertas zonas se ejecutan con revocos de mortero de cal sobre paneles aislantes de fibra madera. Se ha puesto un especial cuidado en el sellado de toda la envolvente interior y sobre todo de los encuentros de las zonas ciegas con las nuevas carpinterías exteriores, de madera de castaño.
Imagen 3_ Casa Pris. Arrokabe Arquitectos | Fotografías: Manuel Touza y ARKB Arquitectos.
  • Se testeó la validez estructural de las escuadrías de madera de pino tea, reforzando aquellas que lo precisaban con tablones madera microlaminada fijados lateralmente y, puntualmente, utilizando tirantes metálicos que absorben los esfuerzos en las piezas más solicitadas.
Imagen 4_ Casa Pris. Arrokabe Arquitectos. | Fotografía: Manuel Touza.
  • Los diferentes forjados se completan con aislamiento de lana de roca, placas de cartón-yeso y paneles de virutas de madera aglomeradas con cemento para dotarlos del aislamiento (y acondicionaminto) acústico y la protección frente al fuego requeridos en cada caso. Aquellas zonas de la estructura horizontal en las que se había sustituido la madera original, se proyectaron con una solución de escuadrías de madera laminada de eucalipto (madera local procedente de una especie alóctona en Galicia cuya llegada a nuestro territorio coincidió en el tiempo con la del Pino Tea), sobre las que se fija un tablero estructural que sirve de base al recrecido de mortero de cemento acabado con microcemento que resuelve el pavimento. Por la cara inferior se dispone aislamiento de lana de roca entre pontones y entablado de madera de castaño a paño con la cara inferior de estos. La diferencia entre ambas soluciones se hace así patente por ambas caras de los forjados.
Imagen 5. Planta pavimentos. Planta falsos techos. Casa Pris. Arrokabe Arquitectos. | Fuente: ARKB Arquitectos.
Imagen 6_ Casa Pris. Arrokabe Arquitectios | Fotografía: Luis Díaz Díaz
  • Al mismo tiempo la edificación conservaba elementos que tales como la escalera, carpinterías interiores, y tabiques de barrotillo que se reparan y se integran contribuyendo a explicar la complejidad que asume esta forma de intervenir.
Imagen 7_ Casa Pris. Arrokabe Arquitectios | Fotografía: Luis Díaz Díaz
  • El descansillo de la última planta, en pésimo estado de conservación, se sustituye por una nueva solución conformada con rastreles recuperados de Pino Tea
  • Se plantea una nueva solución de cubierta con un nuevo orden estructural en madera laminada de castaño y eucalipto y acabado interior de entablado de madera de castaño.
Imagen 8_ Casa Pris. Arrokabe Arquitectios | Fotografía: Luis Díaz Díaz

Se pretende que el resultado final sea testigo de los valores de la construcción original y de los distintos procesos que lo han alterado ofreciendo, a la vez, un nuevo espacio adaptado a los más altos estándares de construcción actuales generando una atmosfera cálida, luminosa y con una espacialidad fluida e interconectada.


*Si te ha gustado el artículo, no te pierdas este: