raíces

EN MADERA, AQUÍ Y AHORA

Imagen de portada: Mirador da Cova © Luis Díaz|Fuente: Arrokabe Arquitectos

Respuesta al medio y estilos

La respuesta a los condicionantes del entorno biofísico ha sido siempre la característica esencial de la arquitectura popular, generando soluciones adaptadas a las distintas circunstancias que han perdurado y se han ido enriqueciendo a lo largo del tiempo.

 Imagen ©Luis Díaz | 
A Casa do taberneiro es la rehabilitación de una construcción tradicional con una tipología de origen medieval propia de los “rueiros” de Santiago de Compostela. La rehabilitación, con una reconstrucción interior en madera laminada de eucalipto, contribuye a una relectura del edificio 
consecuente con la riqueza espacial que supone el desplazamiento de alturas entre sus dos fachadas y con la singularidad de los diferentes elementos patrimoniales.
Imagen 1: A Casa do taberneiro, ©Luis Díaz |Fuente: Arrokabe Arquitectos

A Casa do taberneiro es la rehabilitación de una construcción tradicional con una tipología de origen medieval propia de los “rueiros” de Santiago de Compostela. La rehabilitación, con una reconstrucción interior en madera laminada de eucalipto, contribuye a una relectura del edificio
consecuente con la riqueza espacial que supone el desplazamiento de alturas entre sus dos fachadas y con la singularidad de los diferentes elementos patrimoniales.


También la arquitectura culta ha hecho suya esta cualidad combinándola, en mayor o menor medida –relegándola a veces a un plano marginal– con los signos propios del momento. Así se fueron generando lo que denominamos estilos, representaciones culturales y testigos de un tiempo y un lugar.

En el pasado siglo, el movimiento moderno, o más bien, su versión propagandística, ya que contó siempre con notables excepciones y resistencias, priorizó la idea del progreso teleológico constante basada en la fe ciega en el desarrollo científico y tecnológico e hizo de esta independencia de la arquitectura respecto a lo local un signo de la época.

Hoy, en las actuales circunstancias de incertidumbre causadas en gran parte por la drástica deriva de esta desconexión y que, en todo caso, nos abocan a un necesario descenso energético, entendemos que la recuperación de esta relación no es sólo algo ineludible, sino que debería instaurarse como un rasgo esencial de la arquitectura nuestro tiempo.

Por suerte el papel no está en blanco, contamos con una inmensa fuente de conocimiento para llevar a cabo esta labor y una parte fundamental está recogida en ese patrimonio construido fruto, en su mayor parte, de momentos en los que la disponibilidad de recursos estaba muy limitada. Es por eso que la relectura del mismo con nuevas claves debe ser una herramienta esencial para afrontar el futuro de nuestra disciplina.

¿Qué papel tiene la madera en todo esto?

La madera es el material que permite resolver un mayor número de partes de la edificación (acabados interiores, estructuras, cerramientos, revestimientos y carpinterías exteriores) de una forma eficaz y eficiente. Permite ajustar los recursos disponibles a la escala de la intervención combinando la prefabricación con la artesanía y los ajustes en obra.

Imagen 2: Sistema Sieteymedio, @Noire et blanche | Fuente: Arrokabe Arquitectos

Sieteymedio es un sistema constructivo en madera, modulado y a la vez flexible, que permite resolver de forma eficiente tanto estructura como cerramientos exteriores y la relación entre ambos. Su estructura salva una luz de 7,5m con un pórtico cajón formado por pequeñas escuadrías de frondosas y coníferas locales y tableros OSB.


En los últimos años la exigencia social de sostenibilidad ha provocado el desarrollo exponencial de la industria de la madera y sus derivados. Desde ella se están proponiendo el mayor número de innovaciones dentro del conjunto de la producción de materiales para la construcción.

En la segunda mitad del siglo pasado y en el sector de la edificación, la madera se abandonó como material fundamental para la resolución de aquellas partes más expuestas y esto provocó la pérdida de conocimiento asociado. Al mismo tiempo, socialmente, este abandono derivó en la consideración del material como válido únicamente para acabados interiores y para construcciones baratas con un carácter temporal, lo que ha retrasado su renacimiento como material principal de construcción y ha dificultado la toma de conciencia de la necesidad de construir más y mejor en madera. Precisamente la reconsideración de la madera como material de construcción viene, en nuestro país, de la mano de la sistematización, hace ahora unos veinticinco años, de la rehabilitación de los conjuntos históricos de nuestras ciudades que nos hizo conscientes de la necesidad y la posibilidad de recuperar elementos de madera que habían demostrado su validez y utilidad a lo largo del tiempo.

Pensamos que este impulso necesario debe producirse desde la demanda, desde el desarrollo de una nueva arquitectura en madera que se apoye en todo el conjunto de buenas prácticas recogidas en diversas tradiciones constructivas. Porque si analizamos el ciclo de vida y su gasto energético y lo cotejamos con sus prestaciones, en comparación con otros materiales el uso de la madera como opción preferente no presenta ninguna duda.

Imagen 3: Casa Cachóns, @Luis Díaz | Fuente: Arrokabe Arquitectos

Casa Cachóns es una vivienda Passivhaus en una parcela diseñada bajo principios permaculturales. Al norte, protegido de la insolación directa, un vestíbulo acristalado inspirado en los lucernarios ventilados tradicionales, funciona como transición entre el espacio exterior de trabajo y el interior climatizado. Los revestimientos de madera se han resuelto con pino termotratado.


Un lenguaje para una nueva arquitectura

Quizá el mayor problema para su recuperación como material principal para la construcción radica en toda una serie de prejuicios que son consecuencia de la mala praxis en el uso del material al no tener en cuenta las cuestiones de durabilidad de una forma adecuada. Es innegable que por su naturaleza orgánica la madera contiene, de forma implícita, el germen de su desaparición. Su tendencia, en las condiciones adecuadas de humedad y temperatura, es a reincorporarse al ciclo natural, algo que no es intrínsecamente negativo sino más bien una cualidad deseable para cualquier material. En este sentido, nuestra labor como proyectistas y constructores es gestionar su envejecimiento (prever su comportamiento y adaptarlo a lo deseado) y así evitar su colapso y alargar al máximo su vida útil. Para este cometido las estrategias son relativamente sencillas y podríamos resumirlas en tratar de evitar que se reproduzcan las condiciones idóneas para que los agentes bióticos xilófagos, hongos e insectos, puedan hacer su trabajo.

Imagen 4: Casa do Medio, ©Luis Díaz | Fuente: Arrokabe Arquitectos

Casa do Medio es una rehabilitación de una vivienda tradicional en el Casco Histórico de Santiago de Compostela. Se recuperó la volumetría del añadido de la fachada trasera
sustituyendo el existente, de hormigón armado y en avanzado estado de deterioro, por una estructura y entrepaños de madera, a la manera de una galería tradicional.


Por otro lado, sus particularidades mecánicas son las de un ser vivo complejo y heterogéneo que ha desarrollado sus características de resistencia y rigidez frente a condicionantes naturales durante cientos de millones de años. Esto hace que sea un material extraordinariamente eficaz para resolver nuestras estructuras, pero también hace insuficientes buena parte de los conocimientos de cálculo y diseño estructural en los que nos hemos formado las últimas generaciones de técnicos, centrados principalmente en el acero y el hormigón.

Estas cualidades imponen unos límites que son por analogía (o metonimia) los de la propia naturaleza. Y consideramos que trabajar con límites es una actitud esencial para la cultura contemporánea, superando la mera negación o la soberbia que nos empuja sortearlos de forma pueril e irresponsable. En nuestro caso, el lenguaje que de ellos derive, mediante el diseño coherente de las distintas partes de la edificación, desde de los planteamientos estructurales hasta el cuidado del detalle constructivo, puede ser fundamental en la construcción de la nueva arquitectura.

Este planteamiento, que relaciona medio físico y cultural, construcción en madera y lenguaje arquitectónico, es el marco desde el que tratamos de desarrollar nuestro trabajo y en el que cabría contextualizar las obras mostradas en las fotografías. Se trata de una serie de proyectos que nos permiten profundizar en distintos aspectos de la construcción en madera, expresando de forma explícita opiniones con las que pretendemos contribuir a construir un relato sobre la arquitectura que nos interesa.

Imagen 5: Mirador da Cova, ©Luis Díaz | Fuente: Arrokabe Arquitecto

El “Mirador da Cova” consiste en la ejecución de una estructura para una bodega en pleno cambio generacional guiado por un discurso que incorpora una clara reivindicación del derecho a vivir del territorio. El uso de la madera acetilada y el cuidado del detalle constructivo garantizan su durabilidad reforzando su carácter patrimonial.


Editores del post: Maderayconstruccion

Si te gustó el post, estaría genial que la compartas en tus redes sociales.

A su vez, te animamos a seguirnos en las siguientes redes:

Twitter

Facebook

Arrokabe Arquitectos

Comentar título