raíces

Construir con madera maciza trabada

Forjado de madera del sistema Holzius Foto: Alex Filz

Construcción ecológica, libre de pegamentos y productos químicos. 100 % reciclable y balance neutral de CO2. Capaz de crear un ambiente interior saludable y de baja demanda de energía. Así es como se presenta uno de los sistemas constructivos más interesantes y de mayor recorrido que se están usando a día de hoy en el sur de Alemania.

Hace unos años que el uso de la madera maciza para la construcción de viviendas y edificios públicos está ganando terreno en el parque inmobiliario local. Pero, ¿en qué consiste esto de edificios totalmente de madera maciza libre de adhesivos y piezas metálicas?

Madera y tradición, una evolución natural

Los tradicionales edificios para la explotación agrícola y ganadera en la Selva Negra y la cultura maderera del sur de Alemania son la muestra viva de que las construcciones en madera son resistentes y eficientes.

De esta tradición nace la Schwarzwaldhaus(casa de la Selva Negra), que muestra su imponente silueta en las montañas del sur. Están construidas completamente con madera maciza y algunos ejemplares sobrepasan incluso los 400 años. Estos edificios se integran en las grandes pendientes del entorno y están diseñados para resistir las fuertes rachas de viento y las intensas nevadas.

Y ojo, algunas están aún en funcionamiento, como el Hippenseppenhof en Furtwangen, erigido en 1599 y que ahora forma parte del Museo al aire libre Vogtsbauernhof, que conserva y pone en valor las edificaciones de este tipo.

La extraordinaria calidad de la madera del entorno —donde hay abetos, pinos, cembros, píceas, hayas y robles—, es la protagonista absoluta del espacio saltando a todos los niveles: desde elementos portantes a particiones, fachadas y acabados. La cubierta vegetal de paja, o a veces incluso hecha con tejas de madera, le ponen la corona a estas construcciones de casi medio siglo de antigüedad.

Como ves, se trata de una tipología muy local cincelada por el entorno inmediato y optimizada por la sabiduría popular.

La Schwarzwaldhaus es un símbolo ligado a la madera y arraigado en la sociedad. Esta tradición maderera es la que ha hecho que el camino hasta los sistemas de construcción de madera de hoy día haya sido posible con sistemas perfeccionados, estructuras más depuradas, pero con la misma intención de siempre: respetar el entorno.

Hippenseppenhof Museo al aire libre Vogtsbauernhof, en Gutach Foto: Freilichtmuseum Vogtsbauernhof
Grupo con trajes regionales, en Gutach Schwarzwaldhaus al fondo Foto: Freilichtmuseum Vogtsbauernhof

El sistema perfeccionado: un mecano de madera a escala 1:1

La evolución de la tradición maderera ha llevado hasta la forma de construir actual, con un sistema parecido a un mecano a escala real donde las piezas se ensamblan una a una hasta tener la estructura que se quiera montar.

El principio básico del sistema es bien sencillo: las capas de madera maciza se superponen trabándose entre sí con algún elemento especial (de madera, por supuesto). Girando alguna de estas capas respecto a las demás se gana en estabilidad, y desplazando las juntas se asegura su estanqueidad al aire.

A base de capas, se van formando los elementos constructivos de ese mecano a tamaño real:

– En vertical, los muros y particiones (portantes y no portantes) están hechos de 1 a 10 capas trabadas entre sí con un espesor que varía entre 12,5 y 35 cm según cálculo estructural, requerimientos térmicos y protección antiincendio. También es común intercalar capas de aislante (paneles de fibra de madera, por ejemplo) o añadir en alguna de las capas intermedias los huecos necesarios para el paso de instalaciones.

Para que las distintas capas se traben entre sí existen varias patentes, como roscas de madera o listones biselados; eso sí, siempre en seco y sin productos químicos.

Rosca de madera del sistema NurHolz Foto: NurHolz, Rolf Rombach Holzbau
Listón biselado del sistema Holzius Foto: Holzius GmbH

– En horizontal, en los forjados y las cubiertas se colocan una o varias capas de listones o viguetas machihembradas entre sí para ganar estabilidad y que alcanzan un espesor de entre 12 y 25 cm.

(Qué mejor que un video para explicar el sistema NurHolz, pinchando aquí, o cómo la empresa Holzius monta una pared aquí)

Llega el momento de montar los elementos en el taller, donde cada unidad constructiva se despieza según los planos de ejecución (o más bien, de montaje). Pero aquí viene un punto importante de la madera maciza, ese despiece no viene determinado por un módulo, sino por las limitaciones en las dimensiones máximas y mínimas viables para el prefabricado y su transporte a obra.

Con las piezas de ese puzzle en tres dimensiones listas, los elementos se van ensamblando. Te puedes imaginar la rapidez con la que se construye el edificio. Y es que incluso las superficies pueden quedar vistas, con la madera sin ningún tipo de tratamiento.

Con este sistema de piezas se consigue tener una gran variedad de elementos constructivos hechos con un mismo material, la madera maciza, 100% reciclable y de bajo impacto ambiental.

Montaje de forjado de madera. Woodcube, edificio de viviendas en Hamburgo Foto: Martin Kunze
Hueco en fachada para ventana, edificio de viviendas en Hamburgo Foto: Martin Kunze

Volver a la sensatez constructiva

Pero construir con madera implica bastante más que usar un material natural. En este tipo de edificaciones hay que tener claro desde el principio del proyecto que para trabajar con madera hay que usar la sensatez en el diseño.

La madera es un material amable con el usuario y el medio ambiente, que pone sus propias condiciones en la construcción de edificaciones. Por ejemplo, este tipo de construcciones masivas implica control y sensatez a la hora de abrir huecos en los muros, y las dimensiones máximas de las piezas están limitadas por el suministrador de madera y el transporte hasta la obra.

Además, la madera no recibe ningún tipo de tratamiento químico ni acabado, sólo el correcto secado es lo que la hace estable. Así que en aquellas zonas donde se opte por superficies vistas se debe extremar la precaución en la fase de montaje (¡cuidado con las manos sucias o quedarán manchas sobre la madera!).

Las particularidades de la madera a la hora de trabajar con ella muestran un camino hacia una construcción comedida, local y respetuosa, donde los futuros habitantes de esas edificaciones vivirán dentro de una arquitectura sostenible, ligada a la tradición pero puesta al día y con un impacto ambiental positivo muy necesario en los días que corren.

Al fin y al cabo, ¿a quién no le agrada el tacto y el olor de la madera?

Interior de Leibgedinghaus, 1797 Foto: Freilichtmuseum Vogtsbauernhof
Casa Dunningen, de NurHolz, 2017 Foto: Schwarzwälder GmbH

En los siguientes artículos encontrarás un repaso de tres ejemplos donde se han usado estos sistemas, tanto en obra nueva, urbanismo como rehabilitación.

*Bonus: Clicando aquí tienes información del Museo al aire libre Vogtsbauernhof, y aquí su ubicación, por si te has quedado con ganas de saber más.

Referencias:
www.nur-holz.com: Rombach Bauholz GmbH, empresa de construcción en madera maciza
www.holzius.com: Holzius GmbH, empresa de construcción en madera maciza
www.vogtsbauernhof.de: Museo al aire libre Vogtsbauernhof, para la conservación y puesta en valor de la Schwarzwaldhaus
Woodcube, edificio de viviendas en Hamburgo construido con madera maciza

Post relacionados

Comentar título